Transcurridos tres años ya, desde la venta de la fábrica de Leganés de Roche a Recipharm, desde la sección sindical de CNT queremos hacer un análisis de estos tres primeros años de andadura de esta planta.

partimos del acuerdo de modificación sustancial de las condiciones de trabajo

Como antecedente, partimos del acuerdo de modificación sustancial de las condiciones de trabajo firmado el 12 de marzo de 2016 por Roche y el comité de empresa, para dar viabilidad a la la planta. El motivo de estas modificaciones, era el exceso de capacidad instalada para las necesidades de producción en ese momento. Aseguraba, también, que la viabilidad de la planta pasaba por lograr mayores niveles de utilización de la capacidad productiva. Al no tener Roche capacidad para conseguir estos niveles de utilización decidió vender la planta. Con el objeto de hacerla mas atractiva a los inversores, el acuerdo incluía la rebaja de condiciones laborales fijadas para sus trabajadores.

Tras hacerse cargo Recipharm de la planta de Leganés, el volumen de producción ha ido creciendo hasta el punto de doblarse. Ha sido necesario crear un turno de noche e incluso un turno de fin de semana, además de la adquisición de nuevas líneas de producción. Por otro lado, también se han reducido los costes, se están cumpliendo los objetivos con un considerable margen frente a lo que cabría esperar y los beneficios netos, en estos tres años, han crecido de forma casi exponencial.

podríamos ser una subcontrata suya creada para externalizar la producción

Roche, nuestro principal y casi único cliente (por lo que bien podríamos ser una subcontrata suya creada para externalizar la producción), es buen conocedor de los antecedentes y primer beneficiario de esta situación. Sabe perfectamente que el nivel de servicio y la calidad de sus pedidos depende, en gran medida, del nivel de satisfacción de los empleados (al fin y al cabo seguimos trabajando para ellos).

ha llegado el momento de replantearnos nuestras condiciones de trabajo e iniciar un camino hacia la recuperación de los derechos

El hecho de no verse compartido el éxito de la compañía con los trabajadores, podría acabar llevándonos a una falta de identificación y compromiso con el proyecto que acabara repercutiendo sobre los intereses de todas las partes. Por ello, creemos que ha llegado el momento de replantearnos nuestras condiciones de trabajo e iniciar un camino hacia la
recuperación de los derechos que, en su día, sacrificamos para dar viabilidad a esta planta.

Cuando las cosas iban mal, nos apretamos el cinturón. ¡Ahora toca aflojárnoslo!

Es así como se lo hemos transmitido a la Dirección mediante un escrito recordándoles, también, que el éxito de las empresas es obra de sus trabajadores y el fracaso responsabilidad de sus directivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.